Blog de hiddencorners

Mañanas acústicas

Desde su faceta más emotiva hasta sus opiniones más críticas sobre la situación del país. Así se presentó Rayden ante medio millar de personas en su acústico en la sala Galileo Galilei. Y es que el pasado 14 de marzo los asistentes al concierto tuvieron la oportunidad, gracias a los matinales de El País, de descubrir a David Martínez Álvarez mucho más allá de sus letras. 

La famosa y tradicional sala Galileo Galilei rebosaba de un público jovencísimo, que se colocaba por escaleras, pasillos y mesas, para conseguir el mejor sitio; mezclándose con las ¨personas mayores¨ que se preocupaban porque sus mesas contasen con los correspondientes panchitos y galletitas saladas. Rayden subió al escenario acompañado de su banda, o mejor dicho, de sus amigos, como él asegura, ¨Somos un grupo de amigos que se ganan la vida haciendo el gilipollas¨. Y es que el buen rollo que desprendían se podía captar desde un primer momento, en el que decían dedicarle el concierto a los ¨másteres de Cifuentes y Pablo Casado¨. Con ese comienzo y algunos comentarios más, el cantante se metió en algunos jardines, que también dice ser una de sus mejores facetas, junto con la de poeta. 



Rayden en los matinales de El País.

El concierto no solo fue especial para el público, sino también para el propio Rayden que contó con la compañía de una madre que no paro ni de reír ni de llorar. De un padre orgulloso de un hijo que le dedica una canción, ¨Pequeño torbellino¨, queriéndole dar las gracias y dándolas también a la existencia de su hijo. Un pequeño torbellino al que le cantó la canción mientras le sostenía en brazos y que de vez en cuando se hacía notar entre el público, con sus inocentes chillidos de bebé. Sin duda fue uno de los momentos más mágicos, y es que, además todo el público respetó la petición de Rayden de no grabar durante el momento en que el bebe estaba en el escenario. Fue sin duda esta armonía entre todos los presentes, la que hizo que la sala Galileo se llenase de buen rollo. Una situación que el propio cantante agradeció varias veces, dejando además el consejo de no perder nunca la oportunidad de dar ¨gracias¨. 

Y es que este buen ambiente permitió que se viviesen más momentos emotivos, intensos e incluso de lo más cómicos. Como cuando Rayden pidió que el inspector de la SGAE, no escuchase las sorprendentes citas de ¨amor desesperado¨ de Santana con Maná que mezcló con su famoso tema de ¨Haciendo cuentas¨. La intensidad que derrochó incluso en los temas que comparte con otros artistas, como su tema de ¨Finisterre¨ con Leiva, o ¨Imperdible¨ junto Sidecars. O sin duda el final del encuentro, en el que pidió que ahora sí, todo el público sacase sus móviles y encendiesen su linterna para alumbrar la sala (atrás quedaron los emblemáticos mecheros) y ambientarla de la manera más sentimental, para terminar con su famoso tema ¨Matemática de la carne¨, aquel del que han salido tantos versos que ponen nombre a historias de amor actuales. 

El evento no defraudó a nadie, sin duda fue una mañana de sábado con acústico como banda sonora; a pesar de ello, ¨las mejores esencias se guardan en frascos pequeños¨. Rayden agradeció la oportunidad a El País y nuevamente a un público que le despidió en pie y entre aplausos. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: